viernes, 8 de noviembre de 2013

Cuando Tienes Una Oportunidad...



He estado desde hace meses con una gran canción sobre que deseaba un trabajo de medio tiempo, fuera el que fuera y que no fuera en almacenes ni boutique porque trabajas todos los días en horarios locos.
Bien, el lunes mande mi hoja de vida a una universidad ya que ellos suelen aceptar un poco más fácil (en mi universidad no ayudan, cabrean), lo cierto es que lo metí por meter, porque los cargos que tenían yo no conocía nada y solo para ver si salia.

Ahora que llevo aumentando mi fe, ayer por la noche, entre mis rezos me acorde y pedí por el trabajo porque quería ahorrar, darle dinero a mi abuela y para mis cosas, ya que si Dios y todo sale bien me gradúo el próximo año (por fin que en verdad odio esa Universidad).

El punto es que me dormí pensando "que sea lo que Dios quiera, total el aprieta pero no ahorca", y hoy a las 1 me llaman de un número raro, normalmente no contesto esas llamadas así pero lo tome pensando que era algo de Daniel, y pum!, mañana debo ir a firmar el contrato de L-V de 1:00 a 7:00 pm, cosa que me queda de maravilla porque pronto haré semestrales (que son numéricos más que teoría) y vacaciones, me queda cerca de la U, y a pesar que es un cargo bastante "bobo" y que no aprenderé nada, me agrada y me siento feliz y bendecida! esto no tiene nada que ver con suerte!.

Ahora bien siempre he pensado que debes tomar todas las oportunidades que te presenten, mucha gente no escoge trabajos porque "no es lo que quieren", o por cualquier motivo, yo pienso que lo importante es entrar y luego escalar, ya que uno sabe que tipo de negocios y empresas no subes, por ejemplo en una cafetería jamas subirás de puesto, a lo mucho supervisora y más nada, y eso depende de la cafetería  pero si te contratan para una empresa grande, donde ves que puedes aplicar a algo que te gusta, primero entra y luego con el tiempo averigua como aplicar para subir y asi hasta llegar donde quieres.

Yuranis es una amiga que empezó trabajando en una fábrica de ropa, pero obviamente ella no quería hacer eso ya que era muy matador, dentro, conocio a una chica que era la encargada, y ella le comento que queria un puesto más elevado porque a ella le encanta el mundo de la moda, y queria ser diseñadora algun día, esta chica le informo para que aplicara, cuando hubo vacantes, aplico y después  de 1 año de mucho esfuerzo, logro ser la mano derecha de un diseñador panameño que ella admiraba y trabaja en el atelier de él, cobrando 3 veces más de lo que cobraba en la fábrica.

En resumen, las oportunidades llegan si tu las buscas, normalmente no te tocan la puerta de la casa, ni tampoco te dicen: hey tomame, tienes que saber cuales son y aceptarlas, aceptar retos que mucha gente le tiene FOBIA A LOS RETOS, hay que ser optimistas, perseverantes y si las cosas no están muy bien o no es lo que esperaba, buscar otra oportunidad para hacer el plan B.




No hay comentarios:

Publicar un comentario